Mujer muy pobre no tenia nada para alimentar a sus 7 hijos y se acerco a una tienda y…..


Una mujer muy pobre vestida humildemente y con un rostro que reflejaba sufrimiento y derrota, entró a una tienda de alimentos. Ella Se acercó al dueño muy avergonzada y le preguntó que si podía llevarse algunas cosas a fiadas.






Con voz muy suave le explicó al dueño de la tienda que su esposo estaba muy enfermo y que por esa razón no podía trabajar para mantener a su familia; tenían siete niños hambrientos y no tenían nada para comer.






El dueño, con voz alterada le pidió a la mujer que abandonara su tienda. Pero la mujer pensando en sus niños hambrientos continuó rogándole: ¡Por favor, por favor señor! Yo le pagaré tan pronto como yo pueda.

Luego el dueño se calmó un poco y le pidió excusó diciendo que él no podía darle crédito ya que ella no tenía una cuenta de crédito en su tienda.






Cerca de ellos se encontraba un cliente que escuchaba la conversación entre la mujer y el dueño de la tienda.

El cliente se acercó al dueño de la tienda y le dijo que él se haría cargo de todo lo que la mujer necesitara para su familia, pero el dueño no le hizo caso.

Luego el dueño de la tienda le preguntó a la mujer: ¿Tiene usted una lista de su compra? Sí señor, respondió la mujer.






Ok, está bien, ponga su lista en la balanza y lo que pese su lista, yo se lo daré en alimentos.

La mujer cabizbaja, buscó en su vieja cartera un pedazo de papel y luego escribió en él. Después, un poco temerosa colocó el pedazo de papel en la balanza.

Al colocar el pedazo de papel en la balanza, esta bajó de golpe, como si le hubiera puesto un pedazo de hierro o una roca sobre ella. Los ojos del dueño y del cliente se llenaron de asombro.






Y como el dueño le había dicho a la mujer que todo lo que pese su lista él se lo dará en alimentos, el comenzó a poner alimentos al otro lado de la balanza, pero la balanza no se movía, así que el dueño continuó poniendo mucho más comestibles, pero como la balanza nunca se igualaba al papel, no aguantó más y tomo el pedazo de papel para verificar si había algún truco.

Vea tambien–>Esto es lo que sucederá en tu cuerpo si come 2 banana por dia durante 1 mes !!ES GENIAL!!

Luego el dueño miró el papel y lo leyó asombrado y se dio cuenta de que no era una lista de compra, era una oración que decía:






“Querido Señor, tú conoces mis necesidades, dejo esta situación en tus manos”.

El dueño de aquella tienda le entrego a la mujer todos los comestibles que había reunido y se quedó en un total silencio, mientras la mujer se alejaba de la tienda.

“Solo Dios sabe cuánto pesa una Oración” si te gustó compártelo en el botón de Facebook que aparece aquí abajo ↓

Gracias por tu tiempo, nos gustaría que nos apoye con un like aquí abajo ?

  • Add Your Comment

SUSCRIBIRTE a nuestro canal
Loading...
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Politicas de cookies ACEPTAR